Connect with us

A Profundidad

Descubrimiento de las lunas de Marte llega este lunes 12 de agosto a sus 142 años

Publicado

en

CERO DIGITAL/Madrid.-Este 12 de agosto se cumplen 142 años del descubrimiento de la luna Deimos de Marte, por el astrónomo estadounidense Asaph Hall. Seis días más tarde descubrió Fobos, el otro satélite del Planeta Rojo.

Director del Observatorio Naval de Washington (USNO), Hall logró identificar las dos pequeñas lunas con el gran refractor de 66 centímetros de dicho observatorio, obra del óptico estadounidense Alvan Clark, el más grande en su clase de la época.

Deimos es probablemente un asteroide, cuya órbita fue perturbada por la gravedad de Júpiter, de manera que fue capturado por Marte, aunque esta teoría aún se halla bajo cierta controversia. Como la mayoría de los cuerpos de tamaño comparable, Deimos posee una forma muy irregular, midiendo 15 por 12 por 10 kilómetros.

Deimos se compone de roca rica en carbono, muy similar a los asteroides de tipo C (condrita carbonácea), y de hielo. Posee cráteres, pero su superficie es notablemente más lisa que la de Fobos, debido al llenado parcial de sus cráteres con regolito, informa Wikipedia.

Al contrario que Fobos, que orbita tan rápidamente que de hecho sale por el Oeste y se pone por el Este, Deimos sale por el Este y se pone por el Oeste. Sin embargo, el periodo orbital de Deimos (aproximadamente 30,5 horas) excede el día solar marciano (unas 24,5 horas) por tan poco tiempo que pasan 2,7 días desde la salida hasta la puesta, para un observador ecuatorial.

Con dimensiones de 26 por 21 por 18 kilómetros, Fobos es uno de los cuerpos que reflejan menos la luz en el sistema solar. Espectroscópicamente se asemeja a los asteroides tipo D, y su composición es aparentemente similar a las condritas carbonáceas.

La densidad de Fobos es muy baja para ser una roca sólida y se sabe que tiene una porosidad significativa. Estas observaciones sugirieron que Fobos podría tener una reserva sustancial de hielo. Pero las observaciones espectrales indican que la capa superficial de regolito carece de agua. Sin embargo, la presencia de hielo bajo la capa de regolito no se ha descartado.

Presenta siempre la misma cara a Marte, debido al anclaje por marea ejercido por el planeta. Orbita a unos 6.000 kilómetros de la superficie marciana, lo que le convierte en el satélite más próximo a su planeta del sistema solar.

Estas fuerzas de marea crean una desaceleración en Fobos, perdiendo este velocidad orbital, lo que ocasionará su colisión con Marte dentro de unos 50 a 100 millones de años, o bien su desintegración y formación de un anillo alrededor del planeta.

Continue Reading
Clic para comentar

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of

A Profundidad

Colombia frena el crecimiento de los cultivos de coca; Las hectáreas sembradas pasó de 171.000 a 169.000

Publicado

en

Imagen ilustrativa/Externa

CERO DIGITAL/Colombia.-Los cultivos de coca en Colombia parecen haber encontrado un techo. Tras el cambio de Gobierno, y varios años de enormes esfuerzos, el país andino logró frenar el aumento de las hectáreas dedicadas a este producto, base de la cocaína, que se mantienen sin embargo en niveles sin precedentes.

El informe anual del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de Naciones Unidas (Simci), presentado por el Ejecutivo de Iván Duque este viernes arroja una levísima reducción en la superficie total destinada a coca: pasó de 171.000 hectáreas a 169.000 al cierre del año pasado. Pese al cambio de tendencia, la cifra sigue en zona de máximos, tras haber batido un récord en 2017.

Este reporte muestra que por primera vez en prácticamente siete años se quebró esa tendencia de crecimiento exponencial”, valoró el presidente colombiano, acompañado por varios miembros de su gabinete y la cúpula militar, en unas breves declaraciones a la prensa junto a Pierre Lapaque, representante en Colombia de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), el ente encargado de la medición.

El funcionario de la ONU también celebró la “ligera reducción”, pero advirtió que “Colombia aún está en los niveles de cultivo de coca más altos de toda la serie histórica, que se inició en 2001“.

Duque, que el miércoles próximo cumplirá un año en el poder, ha dado un giro en la política antidrogas con respecto a su antecesor, Juan Manuel Santos (2010-2018). Mientras que el merecedor del Nobel de Paz en 2016 por el acuerdo alcanzado con la exguerrilla de las FARC abogó por cambiar el enfoque en la lucha global contra el narcotráfico y abordar el problema como un asunto de derechos humanos y salud pública, Duque ha optado por una línea más dura: favorecer la erradicación forzosa en detrimento de la sustitución voluntaria –pactada con las comunidades de campesinos– y un regreso al prohibicionismo. Ambos contrastaron con vehemencia sus visiones sobre la política antidrogas durante una audiencia pública ante la Corte Constitucional el pasado marzo.

La cifra llega como una necesaria bocanada de oxígeno para Duque, que ha enfrentado una enorme presión por parte de la Administración de Donald Trump. Su homólogo estadounidense ha llegado incluso a amenazar con descertificar a Colombia en la lucha contra las drogas si no muestra resultados. Bogotá y Washington son estrechos socios en la estrategia antinarcóticos desde 1999, cuando se concibió el Plan Colombia. En su larga batalla, el país sudamericano consiguió reducir las hectáreas dedicadas a cultivar coca de 168.000 en el año 2000 a 48.000 en 2012 y 2013, el nivel más bajo desde que hay registros. Sin embargo, desde entonces crecieron a 69.000 hectáreas en 2014, 96.000 en 2015, 146.000 en 2016 y 171.000 en 2017, siempre de acuerdo con las mediciones del Simci, que es considerada la cifra oficial.

Los resultados del Simci se conocen poco después de la medición de la Oficina de la Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, por sus siglas en inglés), que detectó 208.000 hectáreas en 2018, una reducción de 0,5% frente a las 209.000 hectáreas de 2017. El Gobierno colombiano también celebró esa escasa reducción como un cambio de tendencia. Aunque la ONDCP suele registrar un número mayor al Simci, pues utilizan distintas metodologías, tienden a reflejar tendencias similares.

Las cifras de 2018 ratifican a Colombia como el primer productor de coca en el mundo y se conocen en medio de un intenso debate sobre el propósito del Gobierno de retomar las fumigaciones con glifosato, un controvertido herbicida potencialmente cancerígeno. Aunque Estados Unidos promueve su uso, Colombia suspendió las aspersiones aéreas en 2015 por un fallo de la Corte Constitucional que apelaba al principio de precaución. Duque ha manifestado su intención de retomarlas, a pesar de los reparos de opositores, académicos y ambientalistas, como parte de una política integral que combine todas las herramientas posibles.

Fuente:El Pais

Continue Reading

A Profundidad

Llegada del Apolo 11 a la Luna: los 13 minutos en los que toda la misión estuvo a punto de fracasar

Publicado

en

Los astronautas de la misión Apolo 11 (de izquierda a derecha) eran Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins. (BBC)

Se dice que Neil Armstrong es una de las pocas personas del siglo XX que todavía será recordada en el siglo XXX.

Pero antes de que el astronauta estadounidense pisara la Luna y diera “un gran paso para la humanidad” el 20 de julio de 1969, la misión Apolo 11 estuvo a punto de fracasar.

Un mes antes del despegue del Apolo 11 decidimos que teníamos la confianza suficiente para intentar descender en la superficie“, contó Armstrong en mayo de 2012, tres meses antes de morir.

Creía que teníamos 90% de posibilidades de volver sanos a la Tierra, pero solo 50% de aterrizar en un primer intento. Había muchas cosas desconocidas en ese descenso de la órbita a la superficie lunar que no se habían demostrado todavía“, recordó entonces.

Pero a medida que Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin comenzaron a recorrer los 15 kilómetros para el descenso a la Luna, las posibilidades de no lograrlo empezaron a crecer.

Como dijo Armstrong en otra entrevista, los 13 minutos previos a tocar la superficie lunar fueron un “desenfreno de incógnitas”.

Sin miedo

Si bien unas 400.000 personas estuvieron involucradas en el Proyecto Apolo de la NASA, solo un reducido equipo de entre 20 y 30 personas estaban en el centro de control en el momento histórico.

Uno de los datos más sorprendentes de ese selecto equipo es que la edad promedio de los controladores de vuelo era 27 años.

La increíble historia de los jóvenes científicos que llevaron el Apolo 11 a la Luna

Si bien puede parecer extraño que una responsabilidad tan grande fuese volcada sobre un grupo de empleados nuevos que aún no habían salido de la universidad, su juventud fue mayormente considerada como un activo importante“, explica Kevin Fong, presentador del podcast “13 minutos a la Luna” de la BBC.

“No es que no entendieran los riesgos”, explicó el director de vuelo de Apolo, Gerry Griffin, a Fong. “Simplemente no tenían miedo”.

Esa audacia y compromiso con la misión terminarían siendo cruciales para el éxito del Apolo 11.

¿Por qué ningún país envió una persona a la Luna en los últimos 46 años?

Como dijo ese día Gene Kranz, director de vuelo de la misión, a su equipo en el centro de control en Houston, Texas: “Estaremos aquí hasta que hayamos o bien alunizado, o bien abortado la misión, o la nave se haya estrellado”.

Incomunicados

Mientras la adrenalina crecía en la Tierra, a unos 400.000 kilómetros de distancia, el clima era relajado.

El módulo lunar o “Águila” con Armstrong y Aldrin a bordo ya se había desacoplado del módulo de comando o “Columbia”, piloteado por Michael Collins y que se mantuvo girando alrededor de la Luna.

Durante la preparación para el descenso final, Armstrong incluso bromeó con que había un cierto ruido en sus auriculares que parecía “viento soplando entre los árboles”.

Los audios del centro de control son una prueba de cómo la tensión atravesó cada palabra y cada silencio.

Pero en cuanto Aldrin dio la orden de activar P-63, el programa que controlaría los momentos exactos en los cuales los motores se encenderían y por cuánto tiempo, los problemas empezaron.

Kranz contó sobre ese momento: “Las comunicaciones con la nave espacial son absolutamente horribles: nosotros no nos podemos comunicar con ellos, ellos no se pueden comunicar con nosotros”.

El problema estaba en la llamada antena de alta ganancia, el enlace de radio que permitía al centro de control hablar con Armstrong y Aldrin, así como recibir datos de los sistemas del módulo lunar.

Y sin esa telemetría no podían aterrizar en la Luna.

El equipo de telecomunicaciones entonces decidió cambiar la orientación de Águila para así mejorar la señal de la antena con la Tierra.

Mientras tanto, los controladores debían transmitirle toda la información a Collins, quien a su vez se lo comunicaba a Armstrong y Aldrin.

A pesar del caos y la información fragmentada, los astronautas recibieron la orden de encender el motor y comenzar el estrepitoso descenso hacia la superficie lunar.

El guía de vuelo Steve Bales era uno de los jóvenes sentados en el centro de control de la misión Apolo 11 durante el momento histórico.

Demasiado rápido

Los problemas de comunicación se resolvieron, pero para el guía de vuelo, Steve Bales, los contratiempos recién empezaban.

“Estoy viendo mi monitor y estoy en grandes problemas, porque el vehículo está viajando hacia la Luna 20 pies por segundo (6 metros por segundo) más rápido de lo que debería”, contó Bales recordando ese momento.

“Oh, por dios”, pensó, “si crece otros 15 pies por segundo (4,5 m/s) tengo que abortar” la misión.

Es que llegar a los 35 pies por segundo (10,5 m/s) era indicador de que algo muy grave estaba pasando, probablemente con la computadora del módulo lunar.

El experimento de Apolo 11 que continúa después de medio siglo (y otros legados científicos de la llegada del hombre a la Luna)

Además, corrían riesgo de pasarse del área de aterrizaje establecida.

Armstrong también se dio cuenta de que estaban yendo demasiado rápido.

Como explica Fong en el podcast, desde que la superficie lunar apareció en su ventana, el comandante había estado cronometrando “la aparición de puntos de referencia, cráteres y montañas”, y comparando “con una lista de verificación que había preparado antes del lanzamiento”.

Bales finalmente dijo: “Lo vamos a lograr… creo”.

La frase no suena muy reconfortante, pero no hubo tiempo para pensar más al respecto porque, en cuanto la velocidad se mantuvo dentro del límite de seguridad, otro problema apareció.

Código 1202

Para aterrizar en la Luna, la tripulación dependía casi por completo de la computadora a bordo.

Lo que entonces era el dispositivo más complejo y sofisticado a bordo de la nave espacial, tenía la capacidad de procesamiento y memoria de una calculadora de bolsillo.

De hecho, la pantalla y teclado de la computadora se asemejaban a una calculadora gigante.

8 sorprendentes innovaciones de la vida cotidiana que nos dejó la llegada del hombre a la Luna

No obstante, “si se consideran las interconexiones, confiabilidad, resistencia y documentación, la computadora de guía Apolo es al menos tan impresionante como la PC en tu escritorio”, escribió el profesor en aeronáutica y astronáutica del MIT David A. Mindell en el libro “Apolo digital”.

“El software Apolo -agregó- es también un intrincado ballet producto del trabajo e ideas de muchas personas”.

Tras el dramático descenso, Armstrong y Aldrin pasaron 21 horas y 36 minutes en la superficie lunar.

En los hechos, esa rudimentaria pantalla solo podía mostrar una serie de números para arrojar información y ayudar a identificar problemas.

Cuando faltaban apenas 5 minutos para el alunizaje, un código apareció en la pantalla: “1202”, o como lo leyó entonces Armstrong, “doce-cero-dos”.

Fong, quien entrevistó a decenas de personas para el podcast, dice que todos coincidieron en que fue la primera y única vez en que el astronauta mostró estar urgido.

“En el control de la misión, nadie entendió lo que estaba sucediendo. ¿Estaba la computadora a punto de fallar? ¿Tendrían que abortar el aterrizaje? ¿Estaban en peligro las vidas de Armstrong y Aldrin?”, narra Fong.

Bales consulta al equipo de apoyo sobre la extraña alarma que no sonó una sino cinco veces durante el descenso del Águila.

Tras unos eternos 15 segundos, finalmente la respuesta llegó: el código 1202 quería decir que la computadora estaba sobrecargada de tareas.

Neil Armstrong mantuvo la calma incluso en las situaciones más estresantes.

Pero, como no era una computadora cualquiera, tampoco se colgó como lo haría una PC cualquiera.

La máquina había sido programada de tal forma que, en caso de estar sobrecargada, pasaba a priorizar las tareas críticas para la misión, como mantener al módulo volando a la velocidad y en la dirección correctas.

“Esta fue una característica de seguridad brillante diseñada por programadores del MIT”, dice Fong, quien explica que parte del equipo en la Tierra pasó a ocuparse de las tareas que la computadora ya no podía procesar.

“Esta capacidad de compartir una tarea compleja entre personas y máquinas”, afirma, “es emblemática de cómo la NASA operó durante el Proyecto Apolo y una razón clave de su éxito”.

Rocas y combustible

Pero antes de aterrizar, todavía faltarían otros dos grandes problemas. El primero fue el lugar.

La computadora estaba guiando automáticamente al Águila a la zona de alunizaje, cuando Armstrong logró verla por la ventana: “Área bastante rocosa”, dijo.

El Apolo 11 partió rumbo a la Luna el 16 de julio de 1969.

La nave se estaba dirigiendo al Mar de la Tranquilidad, el punto elegido, pero sobre el cráter oeste, un agujero gigante de unos 30 metros de diámetro con rocas del tamaño de autos.

“No era para nada un buen lugar”, recordó Armstrong en 2012. “Tomé el control manual y lo volé como un helicóptero en dirección oeste”.

Su decisión tuvo una consecuencia inesperada: la nave comenzó a quemar combustible mucho más rápido de lo esperado.

“Saber cuánto combustible quedaba en los tanques del Águila estaba lejos de ser sencillo”, cuenta Fong. “La cantidad de combustible consumido cambiaba segundo a segundo a medida que Armstrong aumentaba y disminuía el empuje del motor”.

Entonces desde control de misión, el controlador de vuelo Bob Carlton informó que restaban “120 segundos” de combustible. Luego, “60 segundos”.

“Y aún no estamos ni cerca de la superficie”, recordó Kranz.

El módulo lunar aterrizó en el Mar de Tranquilidad el 20 de julio de 1969 a las 20:17:39 UT.

“Durante todo el tiempo, Aldrin está haciendo su trabajo, que es estar calmado, ser claro, leer los números, ayudar a su comandante a saber que están en buena forma”, dijo Paul Fjeld, historiador del Programa Apolo, a Fong.

“Sé, por haber hablado con él después, que lo que está pensando es: ‘¡Vamos, aterriza! ¡Aterriza! ¡Aterriza!'”, agregó.

Entonces, entre medio de los números que va leyendo, Aldrin afirmó: “Estamos levantando un poco de polvo”.

Armstrong se había quedado ya sin visibilidad por el polvo, cuando desde el control se escuchó un nuevo ultimátum por el combustible: “30 segundos”.

Pasaron otros 12 segundos. “Luz de contacto”, dijo Aldrin, refiriéndose a la luz azul en el tablero que indicaba que estaban a un metro de la superficie lunar y debían apagar el motor.

“Fueron 10 eternidades”, contó luego Carlton. “Estuvimos a 18 segundos de abortar. Tuvimos suerte de lograrlo”.

El módulo lunar aterrizó en el Mar de la Tranquilidad el 20 de julio de 1969 a las 20:17:39 UT.

Armstrong entonces dijo: “Houston, aquí base Tranquilidad: el Águila ha aterrizado”.

FUENTE: Este contenido fue extraido del portal BBC.COM

Continue Reading

A Profundidad

Los ricos con los lugares privilegiados ante cambio climático; Los pobres de América Latina expuestos consecuencias

Publicado

en

Imagen ilustrativa/Externa

CERO DIGITAL/New York.-América Latina figura entre las regiones más afectadas. Por su parte, los más ricos se reservan un lugar menos expuesto a los efectos del cambio climático, que en gran medida fueron provocados por ellos, según lo ha revelado un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La humanidad se dirige hacia “un escenario de apartheid climático, donde los ricos pagan para escapar del sobrecalentamiento, el hambre y los conflictos, mientras que el resto del mundo tiene que sufrir“. Esa fue la visión de un “desastre inminente” que ha presentado esta semana en un informe el relator especial de la ONU para la pobreza extrema y los derechos humanos, Philip Alston.

Imagen ilustrativa/Fuente externa

En su opinión, los organismos a favor de los derechos humanos se ocupan de asuntos insignificantes en comparación con la escala de problemas en aumento. Las medidas adoptadas han sido “evidentemente inadecuadas” y “totalmente desproporcionales a la urgencia y la magnitud de la amenaza”. Además, la metodología es “lamentablemente insuficiente”, aseveró.

Cientos de millones de pobres y desplazados

Alston advirtió que en este siglo XXI, cientos de millones de personas se enfrentarán a la inseguridad alimentaria, la migración forzada y a enfermedades. Para 2050, el cambio climático podría desplazar a 140 millones de personas en África subsahariana, Asia del Sur y América Latina. Habrá también cerca de 250.000 muertes adicionales al año como consecuencia de la malnutrición, la malaria, la diarrea y la hipertermia.

El mayor riesgo lo corren los más pobres, aseguró el relator de la ONU. Aquellos que pertenecen a las naciones menos responsables de la contaminación por dióxido de carbono y sus consecuencias, experimentarán el impacto más grave.

No obligatoriamente se trata de aquellos que actualmente viven en la pobreza. Según sus estimaciones, más de 120 millones de personas pasarán a formar parte de esa categoría para 2030. Incluso en los países desarrollados, muchas familias de clase media se volverán pobres, agregó.

Los más ricos, “mejor ubicados”

Las personas en situación de pobreza suelen vivir en áreas más susceptibles al cambio climático y en viviendas menos resistentes. Pierden relativamente más cuando se ven afectadas, tienen menos recursos para mitigar los efectos y reciben menos apoyo de las redes de seguridad social o del sistema financiero para prevenir o recuperarse del impacto“, reza el informe.

“Ciertas personas y países se han hecho increíblemente ricos mediante las emisiones sin pagar los costos”, afirmó el autor. Los más ricos, responsables de gran parte de los gases de efecto invernadero emitidos y que más se han beneficiado de ellos, quedarán “mejor ubicados para hacer frente al cambio climático”.

No obstante, según la estimación de Alston, si la economía mantiene su rumbo actual, “no preservará el crecimiento a largo plazo” y no habrá “ningún tipo de futuro envidiable”, sino un “desastre”.

El informe urge a realizar “cambios estructurales profundos” en la economía mundial, con el fin de hacerla más verde y sostenible. Al mismo tiempo, insta a desarrollar una red de seguridad justa y estable para los trabajadores que perderán sus puestos de trabajo.

VIDEO.David Gilmour,de la banda “Pink Floyd” vende sus guitarras en 21 millones de dólares para combatir el cambio climático

Continue Reading

Destacadas

Copyright © 2018 Cero Digital Calle proyecto 3 Num. 20A Plaza Reyna, Santiago de los Caballeros, RD. Teléfono: 809-806-2778 / 809-478-3834 Correo: Cerodigitalrd@gmail.com